5/13/2015

The Magic Mantle



Este ha sido un año de cambios intensos, nunca pensé en que serían tantos en tan poco tiempo... primero de cambios, segundo de decisiones y tercero de aceptación, y es que he aprendido a abandonarme y dejar ese océano correr en los momentos de mayor resistencia y les aseguro, chicos, que es allí donde el caos fluye y llegan finalmente esos momentos de soledad creativa, de hacer cosas, de sentir que dentro de uno mismo empiezan a crecer de forma orgánica, legítima, esas ganas de vivir. It's so good to be ALIVE, and free!

Este post también habla un poco de desapego en un sentido alegórico cuando me refiero al tema del cabello. Muchos me han preguntado por el cuidado que le dedico a él y me encuentro en problemas cuando pienso en eso... ¿Qué hago? no mucho, es un poco decepcionante decirles que únicamente he sido favorecida de manera natural con un cabello fuerte y fácil de mantener y que mis únicos tratamientos de cuidado son Neutrogena Daily Control que es mi shampoo - salvavidas de uso diario, un poco de loción restauradora de puntas para darle algo de hidratación y por último un corte periódico de mis puntas; allí es donde llega aquello del desapego, reinventarnos es también dejar fluir, dejar morir para nacer nuevamente y Zinayda Quiñonez, quien es mi amiga querida, ha sido quien ha cortado mi cabello desde hace un tiempo no sólo por mantenerlo saludable, sino también como un ritual de reinvención. 







Argollas: F21, Terrario: Carolina Martínez :)


Esta es ella. Su cabello, indiscutiblemente es una especia de manto mágico que la identifica, pero al mismo tiempo la oculta. En sus palabras, dice que lo mejor para un cabello saludable es tratarlo de la manera más natural posible como una extensión trascendental del cuerpo que refleja nuestro ánimo y personalidad y es por esto que parte del cuidado depende de nuestra actitud hacia él: hablarle, expresarle lo importante que es para nosotras y lo lindo que se encuentra, es vital. También podarlo y aquí es donde viene la magia, pues ella recomienda hacerlo cada 3, 6 ó 9 meses; el 3 como número cabalístico genera conciencia sobre el final, el medio y el renacer... los ciclos de la vida. La luna llena es su momento propicio para podarlo, pues representa la plenitud y por último, recomienda simplemente dejarlo ser con naturalidad: que esté suelto, disfrute del viento, se enrede, nos acaricie y nos brinde esa sensación reconfortante de protección. :)



La palabra "Dreamteam" nunca había tenido un significado tan completo: Zinayda con su presencia y sus ideas y David Gómez con su talento prodigioso me acompañaron para hacer reales estas fotos. < 3

La semana entrante finalmente me embarco en un pequeño/gran viaje y quiero mostrarles qué pasa allí en mi próximo post, stay tuned! :)


D.

No comments:

Post a Comment